Comer bien: lo que pones en tu plato te alimenta si sabes cómo hacerlo

Hoy vamos a tratar la tercera parte de la serie de artículos de Una Alimentación Viva con el tema que corresponde a una

eficaz y correcta combinación de los alimentos.

Hace mucho tiempo, un médico llamado Steven Smith celebró su cumpleaños número 100. Cuando le preguntaron qué régimen seguía para haber alcanzado una edad tan avanzada, contestó:

«cuida tu estómago durante los primeros 50 años que él cuidará de ti durante los  siguientes 50»

Esta verdad es absoluta: muchos grandes sabios han estudiado la combinación de alimentos y el más conocido es el doctor Herbert Shelton

Te pregunto: ¿sabes quién fue el primer científico que investigó a fondo este tema? Pues fue nada menos que el gran Iván Pavlov, más conocido por sus revolucionarios trabajos sobre el arco reflejo de estímulo-respuesta.

Algunos hacen que la combinación de alimentos sea muy complicada, pero la verdad, es que es bastante sencilla:

no se combinan unos alimentos con otros

Te pongo un ejemplo: comer paquetes de luz (frutas, verduras, legumbres, hortalizas) no tienen ningún conflicto con ninguno de los alimentos y se pueden consumir con carbohidratos complejos como el arroz (aunque es más recomendable el arroz integral que el blanco, por eso es más costoso y necesita más agua para poderse cocinar. También resulta más demorado el proceso de cocción del mismo porque el arroz integral tiene algo que se llama la fibra, que le quitan al arroz cuando lo están empacando). Naturalmente, combinar los alimentos es muy sencillo: en Colombia existe la figura de que uno se tomaba, primero una sopa, luego el llamado «seco»: que consta de arroz, papas (ya son dos: carbohidratos y un almidón) y carne (puede ser pollo, carne roja, pescado…) y una pequeña porción de ensalada. ¿Como puedes combinar los alimentos correctamente? Sencillo: no combines las carnes con los carbohidratos y eso tiene una explicación fisiológica muy sencilla: las carnes, para poderse digerir en el organismo, necesitan un medio ácido, mientras que los carbohidratos necesitan un medio alcalino. Las leyes de la química nos dicen que cuando se combina un medio ácido con un medio alcalino, ambos se cancelan: quedan en neutro y por ende, cuando te comes ese arroz, papas y carne, lo que hace esa comida es podrirse dentro de tu cuerpo. Aparte de que no es agradable hablar de esto, te lo hablo con conocimiento de causa porque, aparte de que el olor de las heces es más penetrante también sientes más cansancio. Esto es porque al cuerpo le toma más tiempo y más esfuerzo el poder procesar esa comida. Por eso es normal que la gente que come sopa y seco después del almuerzo se sienten lentos, abotargados, sienten pesadez.

No combines carnes con carbohidratos como te digo: sé que es difícil dejar la carne porque estamos acostumbrados a ella. Está engramado en nuestro cerebro que la carne nos aporta nutrientes que otros alimentos no. Lo que pasa es que la carne está muerta, ese es el problema. Por más que le apliques aderezos, por más que le apliques cosas, la frites (y si, yo aún me estremezco cuando huelo un pedazo de carne frita), no te lo voy a negar: no soy 100% vegetariano todavía… La religión judía le exige a sus fieles que cuando vayan a preparar carne, le extraigan absolutamente toda la sangre y por eso se llama cocina kosher (sigue siendo igual de satánico a comer carne normal pero al menos es un poquito más saludable). En ese orden de ideas, combina la carne con bastantes verduras: puede ser un pedazo de carne, frito o cocinado (como te guste más, lo dejo a tu elección) con bastante ensalada para que el agua de esas frutas, de esas verduras, de esos vegetales, ayude al cuerpo a procesar mejor la carne porque va a estar en un medio ácido y necesita una buena hidratación

Y los carbohidratos te los comes por separado: eso facilita la digestión y al comer menos pues obviamente te cansas menos, te abotargas menos y por ende puede contribuir muchísimo para tu peso y porque no, tu figura.

Las combinaciones que son incompatibles nos roban energía y todo: esta pérdida de energía posiblemente nos pueda provocar una enfermedad. Al crearse un exceso de ácido, esto espesa la sangre y dificulta la circulación, privando al oxígeno al organismo. ¿Recuerdas esos malestares que tenías después de la cena de navidad? En una época el fármaco más recetado en los EEUU era un tranquilizante (el Valium) pero en un momento dado llegó a ser el Tagamet, que es un medicamento para úlceras de estómago.

Hay maneras más sensatas de comer: si entonces los alimentos concentrados, que son los que tienen un contenido bastante bajo de agua, los programas a una hora y los que son abundantes en agua, en otra.

NO MEZCLES PROTEÍNAS CON CARBOHIDRATOS

Una recomendación personal (que a mí me ha servido mucho) y que quiero dar a ti es que no comas de noche (después de las 7) porque el proceso de digestión (y más si no lo combinas correctamente) embota mucho al cuerpo y cuando comes más tarde tu cuerpo no sabe si digerir la comida o dejarte descansar. Yo apliqué en algún tiempo un modelo de dieta que se llama dieta cetogénica. En la dieta cetogénica se usan grasas buenas, como lo que es el aguacate, el aceite de oliva, las almendras y otros frutos que son ricos en grasas saludables, con vegetales y proteínas pero en una menor escala.

Me sirvió mucho porque solamente comía una vez al día y hacía ayunos de hasta 72 horas. Verificando con mi inconsciente, no le gustaba este sistema alimenticio que estaba llevando y por ende decidí ser vegetariano. En la dieta cetogénica también existe una variante que se llama la Keto vegetal. ¿Cómo se maneja? Grasas buenas en cantidad para que te sacien y tu cuerpo no te mande a pedir más comida, vegetales y la proteínas se obtienen de fuentes como las semillas de cáñamo, que tienen muchísima más proteína que el salmón y además están vivas. También está un alimento que yo le recomiendo a todo el mundo. (No recomiendo a ningún laboratorio, porque a mí nadie me va a pagar por eso). Es la espirulina:

Es un suplemento dietético que se obtiene a partir del género arthrospyra (concretamente de la arthrospyra platensis y arthrospyra máxima). Ambos géneros son cianobacterias, que son una clase de organismos unicelulares que anteriormente se conocían como algas azules. En un principio estaban incluidas en el género spirulina y es este nombre el que se sigue usando para designar al suplemento nutricional. Por ejemplo, los habitantes de las orillas del lago Chad (en África) han extraído drásticamente la espirulina (a la que llaman dihé) para su propio consumo de las charcas temporales que se forman en su territorio. Se empezó a explotar localmente de forma más eficiente para comercializarla y obtener ingresos a fin de mejorar las condiciones de vida de las mujeres más pobres. Es un cultivo idóneo para zonas áridas en las que la salinidad del agua impide o dificulta su empleo agrícola. Actualmente se consumen como suplemento nutricional y es un alimento «bendito» porque no solamente es usado por personas a las cuales les prohíben las carnes por su concentración de ácido úrico, por ejemplo, sino también para deportistas de alto rendimiento. Voy a poner un ejemplo: muchísimos fisicoculturistas son vegetarianos o han sido vegetarianos. El ejemplo más famoso, obviamente es el del «governator»Arnold Schwarzenegger

Otro muy famoso se llama Andreas Cahling

De la misma manera, los suplementos a base de espirulina contienen, en término medio, un 57 por ciento en proteínas: entre un 8 y 14 por ciento de glúcidos, más que todo en forma de polisacáridos, en lípidos tiene aproximadamente un 6% porque eso varía en función de la cantidad: en la composición por las condiciones de cultivo, principalmente luz y nitrógeno. Si la luz es escasa aumenta el contenido de lípidos como reserva de energía. La espirulina tiene más que todo una substancia semejante a la vitamina B, pero no tiene un valor como vitamina y solamente tiene un porcentaje muy pequeño de lo que es la vitamina. Esto significa que no es una fuente confiable de dicho nutriente y no debe usarse como suplemento en caso de déficit de esta vitamina. La publicidad de suplementos a base de espirulina tiene como bandera que tiene efectos anti alérgicos antioxidantes, reguladores de la presión arterial y el colesterol, entre otros. Hay algunos estudios sobre estos efectos en el ser humano pero son escasos y pueden ser muy reducidos, por lo que en la actualidad no se puede asegurar rotundamente su utilidad. Yo te recomiendo un buen consume de agua si consumes este suplemento, ya que tiende a cargar el hígado.

¡No puedes copiar nada de acá!