Respirar bien: los beneficios para tu salud

Hoy vamos a hablar de un tema por el cuál me han preguntado mucho en mis redes sociales y también en los clientes de mensajería que más utilizo y corresponde a la Alimentación Viva. Mucha gente me pregunta de qué se trata y la verdad podría darte una definición bastante somera y simplista que podría ser sencillo:

…comer cosas vivas…

Pero aquí ya se acabaría el post y no, la verdad es que una alimentación viva engloba cinco grandes factores que por cuestiones de tiempo no puedo abarcar en un solo post. Por tanto hay una serie de 5 post con respecto a esta temática, los cuales espero que tú puedas leer y compartir con todas las personas que conozcas en tus redes sociales o con tus conocidos de alguna manera; esto ya lo dejo directamente a tu conveniencia. Estos cinco factores de los cuales trataremos:

el primero corresponde a una respiración correctamente realizada.

el segundo viene siendo un consumo correcto de agua.

el tercero viene siendo la eficaz combinación de los alimentos.

el cuarto viene siendo un apto consumo de frutas.

y por último, vamos a desbancar el mito de las proteínas.

Este primer post trata lo que es la respiración y por ello te voy a pedir que observes esta imagen:

la clave número uno de la salud vital: es el poder de la respiración. El fundamento de la salud es la buena circulación de la sangre ya que este es el sistema que transporta el oxígeno y los nutrientes a todas las células del cuerpo. El que goza de una buena circulación tiene asegurada una vida larga y saludable y por ello estamos hablando de un medio que es el torrente sanguíneo y te pregunto: ¿cuál es el sistema que controla este proceso? Simple: la respiración… por ella oxigenamos el organismo y estimulamos los procesos eléctricos de todas y cada una de las células. Vamos a mirar de manera más detallada los procesos corporales: la respiración no sirve únicamente para oxigenar las células sino que asimismo controla el caudal del fluido linfático que contiene los glóbulos blancos, que son los que protegen nuestro organismo. ¿Qué es el sistema linfático? Algunos lo describen como la canalización del drenaje del cuerpo. Todas las células están rodeadas del linfa, líquido del cual nuestro organismo contiene cuatro veces más que la sangre y he aquí cómo funciona: dicho sistema la sangre impulsada por el corazón, recorre las arterias hasta llegar a los vasos más finos y porosos, los capilares la sangre lleva hasta éstos el oxígeno y los nutrientes que se difunde luego en el líquido linfático que rodea las células. Como éstas tienen una especie de inteligencia o afinidad hacia lo que necesitan, toman el oxígeno y los nutrientes necesarios para su funcionamiento y luego expulsan las toxinas, parte de las cuales regresa a los capilares. Aquí viene un pequeño problema: todo que son células muertas, nutrientes y materiales de desecho necesitan evacuarse de alguna manera. Para eso está el sistema linfático. Ahora bien, mira esta imagen:

La importancia del sistema linfático es tal que si se paralizase el mismo durante 24 horas el ser humano moriría a consecuencia de la retención de proteínas y de la acumulación de fluido alrededor de las células. El torrente sanguíneo funciona con la ayuda de una bomba que es el corazón, en cambio, el sistema linfático no cuenta con nada parecido: la linfa sólo se desplaza gracias a la respiración profunda y al movimiento muscular. De esta manera, si quieres gozar de una circulación sana y de unos sistemas linfático e inmunitario funcionando al ciento por ciento, debes de respirar profundamente y realizar los movimientos adecuados para poder lograrlo.

Mira, hay que desconfiar de todo sistema de salud que no empiece por enseñar, ante todo, cómo depurar el organismo mediante una respiración eficaz y en este sentido quiero hacerte un aparte: en el entrenamiento físico con pesas o cardiovascular (que yo practicaba antes de que se impusiera este problema del aislamiento «preventivo») para estar sanos maneja dos modelos: está el modelo aeróbico y está el modelo anaeróbico. En el modelo aeróbico se usan actividades como son correr a una velocidad moderada (más que todo trotar), saltar lazo o la menos intensiva de todas que es caminar. En este caso lo que hace el organismo es usar la glucosa que se acumula en los músculos como combustible. Y la actividad anaeróbica, que utiliza grasa como combustible ya que no hay oxígeno y el cuerpo necesito un sustrato energético para poder realizar las actividades tan exigentes que implican el entrenamiento neuromuscular, sobre todo cuando es con cargas.

Es lo que se hace en el ejercicio cuando se alzan pesas. Sin duda, el más eficiente y el más beneficioso para los seres humanos es el anaeróbico y te explico por qué: cuando nos hace falta oxígeno el cuerpo tiene que recurrir a la grasa (grasas lo que nos sobra). Me da pereza crónica entrenar en casa (te lo confieso) y no hay como estar en un gimnasio, la verdad. Y otra cosa: si uno, teniendo barras, discos y máquinas no logra un buen físico ¿cómo los va a lograr cargando botellas de agua o haciendo calistenia? Personalmente yo no lo veo práctico ni tampoco favorable, pero como te digo, es decisión de cada uno. Ahora bien, esa es la sugerencia que yo te hago: el ejercicio anaeróbico ayuda a quemar esa grasa que te sobra y obviamente te hace mucho bien para lo que es tu silueta… Mira esta foto:

el doctor Jack Shields es un prestigioso especialista en linfología de Santa Barbara, California que en la década de los 80 realizó un estudio muy interesante sobre el sistema inmunológico: se instalaron cámaras en el interior de los sujetos experimentales para observar los factores que estimulan la depuración del sistema linfático y descubrió que la manera más eficaz para ello es una respiración profunda, diafragmática, ya que la misma crean un vacío que aspira a la linfa y multiplica la velocidad de eliminación de las toxinas. En efecto, lo que es una buena respiración (y puedes tomar como ejemplo la respiración que llaman 555 qué es: 5 segundos retener los 5 segundos y expulsarlo durante 5 segundos) se puede hacer durante 10 minutos y su efecto metabólico es genial. Practicar esta disciplina es algo que también hacen en el yoga, que es una disciplina milenaria y que contribuye muchísimo más al desarrollo espiritual de las personas que irse a meter a una iglesia a rezar después.

¡No puedes copiar nada de acá!