Los Chakras: qué son y por qué debes tenerlos desbloqueados: Parte 4

Hola que tal, ¿cómo estás? Espero que estés bien y tus metas y sueños se cumplan día a día 😀 Hoy te hablaré del cuarto centro de energía que se encuentra en nuestro cuerpo y que, al igual que los que restan, es vital para el correcto funcionamiento energético, orgánico y emocional en nuestro cuerpo: te presento al

4. CHAKRA ANAHATA (O CORAZÓN)

El chakra anahata (अनाहत, en escritura devanagari del sánscrito, en español «sin golpear, ileso, intacto» entre otros tantos significados) es conocido como el chakra del corazón y se ubica en el canal central de la columna vertebral, detrás o dentro del corazón. ​Su campo o zona de activación superficial (kshetra) está localizado sobre el seno derecho. Es representado como una flor de loto de 12 pétalos, teniendo una mezcla de color gris y verde humo, dentro de la cual hay una intersección de dos triángulos,​ creando un shatkona, que como ya te relaté, es un símbolo utilizado en los yantras hinduistas (símbolos mágicos), representando la unión de lo masculino y lo femenino.

En concreto, lo que se pretende es representar al Púrusha («varón» o el Ser Supremo) y a Prakriti (la naturaleza como hembra de Dios) siendo a menudo, representado por el dios Shiva y su esposa Shakti.

La deidad de esta área es el dios del viento, Vaiu, que es de color humo y con cuatro brazos, sostiene una hierba kusha y utiliza como vajana (o «vehiculo») a un antílope (el animal que corresponde a este chakra). Simboliza al elemento Aire. Su geometría tutelar, como ya viste, consta de dos triángulos que también representa al Mer Ka Bah:

y el mantra que lo activa es YAM. Es el centro de todo el sistema energético y se encarga de una de las energías más poderosas que operan en ser humano: EL AMOR y es donde empieza a haber una experiencia colectiva, en contraposición a los tres chakras inferiores que son, por antonomasía, los centros energéticos del ego. De los chakras inferiores se origina la sensación de separación del mundo y de individualidad. En este punto convergen y se integran los tres chakras inferiores que representan el ser material, vital e individual, con las energías superiores que dan una dimensión espiritual, mental y metafísica a nuestro ser. Es donde se da una manifestación más sutil de nuestro carácter trascendente: siendo, en un nivel de conciencia, significativamente más elevado que sus pares inferiores. En este mismo sentido, para pasar de la percepción del tercer chakra al cuarto chakra se requiere un cambio de visión cósmica muy profundo: el paso del temor a la fe. Por tanto, el amor sería una fuerza tan noble y poderosa que estaría presente de manera constante e incondicional a pesar de las heridas que tengamos en nuestras historias personales. Es esa luz sagrada en cada ser, que es nuestra real y verdadera esencia, la que nos permite abrir nuestros corazones en una unión amorosa y compasiva.

Este chakra tiene la virtud de traer alegría y sanar. Las posturas de yoga que involucran una apertura de éste tienen los efectos de vigorización, sanación, flexibilidad y trascendencia que trae esta vibración y a su vez, se relaciona con los colores verde o rosa. Los tonos verdes nos reconectan con la naturaleza, nos dan tranquilidad y corresponden a las vibraciones de la sanación y la regeneración. El rosado es un color que despierta compasión, alegría de vivir, ternura y expansión. Se asocia con el sentido del tacto: con la facultad de entrar en contacto con la existencia, de tocar y ser tocado por las personas que forman parte de la propia vida, por todos los seres y las cosas y por el universo como totalidad. Al representar al Aire, es liviano, sutil, elevado y llena todos los espacios a donde tiene acceso. De la misma manera, el corazón tiende a irradiar amor y generosidad, tiende a dar luz y felicidad. El aire, la respiración, es para nosotros el vehículo principal por donde obtenemos prana: la energía vital universal.

De la misma manera que el prana permea todo, pues somos energía que se vive transformando, que se manifiesta en forma densa o sutil, el amor, es también una cualidad inherente a todo lo que existe en el mundo. Esta energía es la parte de eterna, infinita y trascendente en cada uno de nosotros. Aunque también por esta cualidad del aire el amor puede desprendernos de nuestro contacto con la tierra, por lo que debe estar en sintonía con nuestros chakras inferiores. De hecho, para que se de en su forma más pura, debe desprenderse de las necesidades de los chakras inferiores. El cuarto chakra es da esencia femenina: es expansivo, sabio, generoso y universal. Su importancia radica en que nos permite vernos en la existencia, dándonos la posibilidad de abrazar la felicidad y la paz que vienen con la reunificación con el universo, de ser un vehículo del amor universal. Aunque no se diera de una forma tan elevada, las primeras expresiones de este chakra nos dan cualidades como la alegría de vivir, la devoción y confianza en la existencia, la dicha de conectarse con los demás, de sentir compasión por el otro por compartir la experiencia humana común, de sanar y ver la divinidad en la naturaleza y en el universo entero. Implica ir un paso más allá de los asuntos del ego para abrirse sin condiciones, entregar, aceptar y dejarse envolver por el carácter sagrado y perfecto de todo lo que existe. Esta experiencia es tan grata y tan sublime que se puede convertir en una forma de vida a la que siempre se quiere regresar. En síntesis, el chakra del corazón regula las emociones que se relacionan con el amor propio, amor hacia los demás, compasión, armonía en las relaciones y conexión emocional con el yo superior o divino y cuando su toroide está cumpliendo sus ciclo natural, manifestará a través de la persona:

  • Capacidad de relacionarse fácilmente con otros
  • Compasión y aceptación hacia los demás
  • Satisfacción emocional
  • Alta auto-estima
  • Capacidad de intimidad
  • Capacidad de perdón y confianza
  • Conexión con sus semejantes
  • Conexión con el medio ambiente

Por el contrario, cuando su ciclo toroidal pierde energía, manifestará:

  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Desconfianza hacia los demás
  • Miedo de compromiso
  • Tendencia a juzgar y criticar a otros
  • Necesidad de controlar
  • Posesividad
  • Miedo al abandono
  • Relaciones conflictivas

A nivel físico, deriva en problemas respiratorios, del corazón, de brazos y manos. Algunos tips que te puedo dar para que este chakra labore como debe ser, son:

  • Haz ejercicios de gratitud: da GRACIAS por todo, como si ya lo tuvieras
  • Haz ejercicios de perdón: deja ir las emociones que no te sirven contra personas y situaciones, esa mierda no te sirve para nada, créeme
  • Pasar tiempo al aire libre: entra en conexión directa con la naturaleza, y si estás descalzo, mejor
  • Interactúa con animales: Friedrich Wilhelm Nietzsche decía «si quieres ver el corazón de un hombre, fíjate en su trato hacia los animales» y pocas cosas nos muestran mejor cómo son las personas, que cuando tienen una mascota. Sé cariñoso y amable con éstos siempre, son seres vivos con emociones y sentimientos después de todo
  • Actos de generosidad hacia ti mismo y otros: no seas tacaño con nadie y menos contigo mismo. Cuando puedas, da, cuando no, da cosas que no cuesten, como una sonrisa o una palabra de ánimo
  • Haz voluntariado: en la medida que puedas, ayuda a otros sin esperar nada a cambio, el Universo no se queda con nada 😉
  • Usa aceites esenciales: recomendados los de rosa, sándalo, manzanilla y jazmín
  • Rodearse de color verde y rosado: si sientes que este chakra anda mal, usa estos colores en tu ropa, en tu hogar y oficina. No temas usar rosa si eres hombre, los que dicen que el rosado es de maricas, están medio desubicados
  • Come verde: nada como lo natural porque comes lo que nuestro buen amigo el Sol da gratis: paquetes de luz. Frutas y verduras como el kiwi, las manzanas verdes, la alcachofa, las acelgas, los pepinos, las habichuelas, las coles de Bruselas, el brócoli, los espárragos verdes, espinacas y los aguacates, entre otros, con sus propiedades especiales, son el baluarte de la alimentación vegetariana, que es la más espiritual que hay
  • Usa piedras: recomiendo el cuarzo rosa, el jade, la calcita verde o la turmalina verde. Puedes usarlas en collares y si traen un Mer Ka Bah grabado, mucho mejor
  • Usa afirmaciones a diario: «Yo soy amor», «Amor divino fluye a través y hacia mí», «Veo y vivo amor a cada momento, en todo lugar», «Recibo y brindo amor libremente y con alegría», «Me perdono» o «Soy uno con el Universo” son algunas que puedes usar, que tu imaginación sea tu aliada y crea las tuyas propias
  • Practicar yoga: es gratis, a diferencia del Pilates, con el que te toca usar máquinas
  • Repetir mantras para el chakra del corazón: especialmente Ra Ma Da Sa Sa Say So Hung, que traduce «el servicio de Dios está en mí» (el cuál tengo a la venta en frecuencia 285 Hz que, como sabes, es de reparación celular).

Cuando este chakra tenga su energía de manera óptima, notarás que sientes mucho Amor hacia los demás y hacia ti mismo. Si aun así, haciendo todo esto, no notas mejorías, entonces debes hacer meditación con el mantra YAM (yo lo tengo a la venta en la frecuencia Solfeggio 639 Hz, nota F con efecto 8D). El mudra que debes usar es el Hridaya:

Gracias por leer este post. No olvides compartirlo en tus redes sociales y comentar en la parte de abajo. Ananda para ti y los tuyos 😉

¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

35 ideas sobre “Los Chakras: qué son y por qué debes tenerlos desbloqueados: Parte 4”

¡No puedes copiar nada de acá!