Los Chakras: qué son y por qué debes tenerlos desbloqueados: Parte 3

Hola que tal, ¿cómo estás? Hoy continuaremos con este tema, y como es habitual en mí siempre, trataré de darte la mayor cantidad de información sin saturarte y yendo a lo esencial, pero sin dejar de ser claro. Por eso, es que trataré el tercer chakra que es

3. CHAKRA MANIPURA (O PLEXO SOLAR)

El chakra manipura (en sánscrito, मणिपूर चक्, o en español: «ciudad de las joyas» o «asiento de las gemas») es considerado el tercero de los seis chakras primarios​ y se ubica ligeramente por debajo del plexo solar​ (que es una densa red nerviosa que rodea a la arteria aorta ventral en el punto de donde salen, por un lado, la arteria mesentérica superior y por el otro, el tronco celíaco, a nivel de la séptima vértebra dorsal, detrás del estómago. Procede especialmente del gran simpático y del nervio vago derecho. En él se combinan las fibras nerviosas del sistema nervioso simpático y del parasimpático. El plexo solar contribuye a la inervación de las vísceras intraabdominales). Es descrito como una flor con 10 pétalos de color azul​ y su geometría tutelar es el triángulo hacia abajo, que como ya sabes, también representa en el Mer Ka Bah, a la vagina. Su elemento asociado es el Fuego y el mantra que lo activa es el RAM. También está simbolizado por el carnero, la imagen de la fuerza del agni (en sánscrito, अग्नि, en español: «fuego»). En la imagen puedes ver a su representación, el dios védico del fuego, quien junto a los dioses Indra y Suria, eran los que conformaban la «trinidad védica» (del vedismo, religión anterior al hinduismo), que más tarde fue reemplazada por la trinidad puránica del hinduismo: Brahma, Visnú y Shivá.

De acuerdo a Jung, en este centro en donde uno se identifica con lo divino, como parte de la sustancia divina al identificarse como alma inmortal. Una vez hecha esta realización y sacrificados los deseos y las pasiones, es posible ascender al cuarto chakra (que trataremos en el próximo post). Este chakra está relacionado con las lecciones que venimos a aprender en cuanto al sentido de pertenencia, de autocontrol, autoestima, y miedo al rechazo y abandono. Nuestras creencias, opiniones y juicios se almacenan aquí y también regula el equilibrio entre lo físico y lo espiritual. Se podría decir que las heridas de la infancia que sufrimos a nivel inconsciente (abandono, rechazo, traición, injusticia y humillación) hacen que este chakra tenga fugas en el ciclo toroidal y pierda energía. Cuando está abierto y balanceado, da una sensación de armonía, donde el individuo tiene fuerza, dirección y compromiso. También se liga al poder muscular aunque de manera indirecta.

Si tenemos este chakra funcionando correctamente, no vamos a intentar imponernos arbitrariamente sobre el entorno o sobre los demás, pero conservamos siempre nuestro poder personal ante éste. Es una relación de equilibrio y respeto energético mutuo: no comprometemos nuestra energía, ni intentamos robarla del exterior. Nos permite tener una poderosa luz interior que nos da claridad, bienestar y vitalidad. Nos orienta a través del camino en la vida que elegimos y nos indica en qué momentos debemos ser activos, tenaces y persistentes o podemos aceptar y llegar a abrirnos. Es un chakra, que si bien denota cualidades eminentemente masculinas (actividad, calor, poder) y forma parte de los tres chakras inferiores que son los más básicos e individuales, debe también estar conectado con energías de un nivel de conciencia más elevado y con vibraciones más femeninas, como la intuición, el amor y la energía creativa, para que tenga un despliegue balanceado.

Además tiene un papel adicional desde la anatomía yóguica, pues es el centro energético que recibe la energía del Sol y lo transmite al cuerpo etéreo y a nuestro cuerpo físico. También está conectado con nuestro cuerpo astral, aquel donde guardamos nuestros anhelos, nuestras aspiraciones y los sentimientos que dan forma a nuestro ser individual. Los sistemas que regula son:

  • Digestión
  • Excreción
  • Limpieza de la sangre

Cuando se bloquea, los síntomas serían:

  • Ulceras del estómago
  • Indigestión y otros problemas del sistema digestivo
  • Alergias
  • Diabetes
  • Fatiga crónica
  • Necesidad de controlar otros y el entorno
  • Hipersensibilidad a las críticas
  • Personalidad adictiva
  • Baja autoestima
  • Irritabilidad
  • Falta de disciplina y persistencia
  • Dificultad concentrándose
  • Procrastinación
  • Dificultad evaluando una situación objetivamente
  • Dificultad en identificar y seguir las intuiciones
  • Problemas emocionales
  • Necesidad de dominar otros o tendencia a dejarse dominar
  • Hipertensión
  • Problemas hablando en público

Para desbloquearlo, te dejo algunos tips:

  • Usa el amarillo: este color lo regula. Si lo usas en tu ropa puede ayudar a balancearte, al igual que rodearte de amarillo, ya sea con decoraciones o este color en la pared. Tener una cartulina amarilla al alcance también ayuda en momentos de crisis: lo que haces es concentrarte en ella por, al menos, cinco minutos, mientras regulas tu respiración.
  • Ideal el comer cosas amarillas: como las bananas, maíz, patatas, melocotones, mangos, papayas, maracuyá, piña, jengibre y calabacines.
  • Baño de sol: La luz dorada del sol ayuda a regularlo, así que pasar tiempo al aire libre ayuda, pero no olvides proteger tu piel. En este sentido, el sungazing (también se le conoce como sun gazing, curación solar, observación solar, yoga solar, surya yoga o sun yoga) es el acto de mirar directamente al Sol durante el amanecer y el anochecer. A veces se realiza como parte de una medicina alternativa y otras como parte de una práctica espiritual o religiosa con la creencia de que la luz solar en esos momentos puede transmitir una energía espiritual.
  • Cristales:  Cuando se trata del tercer chakra los siguientes cristales ayudan a balancearlo y limpiarlo: ámbar, topacio, citrina y ojo de tigre. Se recomienda mantenerlos al lado de la cama o como pendientes.
  • Yoga: Para regular el chakra del plexo solar se recomienda la práctica del yoga kundalini al menos una vez a la semana.
  • Masaje y aromaterapia: Combinar un masaje de cuerpo entero, con énfasis en el estómago y baja espalda, con aceites esenciales de jengibre, lavanda y menta sirve para balancearlo.
  • Afirmaciones: Usar el poder de las afirmaciones es otra manera de balancear tus chakras. Para éste, usa afirmaciones que tengan que ver con tu autoestima y tu capacidad para interactuar de igual a igual con otros.
  • Cura tus heridas de infancia: Ésta ya requiere ayuda profesional ya que requiere formatos que sólo los coaches y/o psicólogos/terapeutas manejamos. Si consideras que tienes alguna de estas heridas, contáctame para empezar un proceso en que las podamos curar.

Cuando este chakra esté equilibrado, te sentirás enérgico, seguro, productivo y centrado. Si aun así no logras balancear su ciclo toroidal y no notas mejoría, entonces debes hacer meditación con el mantra RAM (yo lo tengo a la venta en la frecuencia Solfeggio 528 Hz, nota E con efecto 8D). El mudra que debes usar es el Matangi:

Gracias por leer este post, en el próximo continuaré con el que sigue. No olvides comentar ni compartir en tus redes sociales. Ananda para ti y los tuyos 😉


¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

33 ideas sobre “Los Chakras: qué son y por qué debes tenerlos desbloqueados: Parte 3”

¡No puedes copiar nada de acá!