Las Frecuencias Solfeggio: sus beneficios para ti

El día de hoy vamos a tratar un tema genial, que no es tratado casi por ningún Coach. Se trata de

las Frecuencias Solfeggio

Todo es vibración y cada vibración tiene su propia frecuencia: cuando exponemos nuestra mente y nuestro cuerpo a estas frecuencias podemos conseguir fácilmente una mayor sensación de equilibrio y profunda sanación. Estas frecuencias nos alinean con los ritmos y tonos que forman la base del universo físico.

Yo soy un ingente admirador del gran científico e inventor serbio Nikola Tesla. Él tenía una frase que sigue siendo una realidad inherente al amor y multidimensionalidad del universo:

Atención especial a estas palabras: Frecuencia y Vibración. Todo es vibración, todo es energía y todo es frecuencia. Esta es la «santísima trinidad» de la multidimensionalidad del universo que percibimos y de otros que no percibimos en este ambiente tridimensional. Estas frecuencias fueron asociadas mucho tiempo con la música de meditación y se conocen como las frecuencias originales usadas por los monjes gregorianos cuando cantaban en estado meditativo

Los cantos que son basados en las seis notas originales (medidas en Hercios) que son las 396, la 417, la 528, la 639, la 741 y la 852, penetran profundamente la mente consciente e inconsciente de las personas, llegando a producir reacciones emocionales que muchas veces no se pueden controlar. Se dice que estas frecuencias emocionales se previeron durante siglos con la introducción de nuevos métodos de sintonización. Esta escala fue redescubierta por el doctor Joseph Barber, quien dijo haber sido guiado intuitivamente para encontrar un patrón de seis códigos repetitivos en el libro de los Números. En la Biblia, en su capítulo 7, versículos 12 al 83, encontró referencias de números que una vez descifradas mediante una técnica numerológica, pudo reducir a un solo dígito. Así descubrió una serie de seis frecuencias sonoras electromagnéticas que determinan cómo los seis tonos que faltaban en la antigua escala solfeggio. Seguramente te preguntarás por qué se había perdido esta sintonización de frecuencias originales: éstas se perdieron porque, a lo largo de la historia, se utilizaron diferentes aplicaciones de sintonización. En las antiguas prácticas de sintonización, se utilizaba un sistema conocido como Just Intonation. Este método de «entonación justa» o «temperamento justo» incluía intervalos puros entre cada nota, relacionados matemáticamente por ratios de pequeños números enteros que conducían a un sonido mucho más puro. La práctica de sintonización adoptada por las culturas occidentales desde aproximadamente el siglo XVI que utilizará hoy día se conocen como el temperamento igual a 12 tonos. Según Joachim-Ernst Berendt (quien fue un periodista, escritor, crítico y productor discográfico de jazz alemán)

el temperamento igual a 12 tonos desentona a todos los intervalos consonantes, exceptuando la octava. Nuestra escala moderna puede crear situaciones como boxed-in thinking (o pensamiento encajonado), emociones amontonadas o reprimidas, falta de conciencia o una conciencia basada en el miedo, situaciones que tendremos a manifestar a través de síntomas físicos, llamados «malestar» o enfermedad. Asimismo, debes tener presente que la actual escala que se maneja por parametrización en todas las plataformas de streaming y de transmisión de vídeo es la 440 (o siendo un poco más técnicos, la 44.1). En el año 1939, el ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels

(quien en realidad era el que manejaba los hilos del nazismo en Alemania y no el agente del MI6 conocido como Adolfo Hitler) propuso un decreto universal en este año por el cual se obligaba a todo el mundo a afinar en la 440, en lugar de la frecuencia 432, en la cual se afinaba toda la música en ese momento. Desde 1939 hasta hoy en día se ha entonado en esa frecuencia y esto provoca en la gente pensar y sentir de una manera determinada. Se mantiene sumida en un desorden interno. En 1953 el decreto de Goebbels fue aprobado por parte de la Organización Internacional de Normalización (los de las famosas normas ISO) y esto ocurrió a pesar de los esfuerzos de un gran número de músicos franceses que, apoyados por el Conservatorio de París, organizaron un referéndum para preservar el «la» afinado a 432 HZ. Esto ha estado oculto al mundo por ser el punto de balance sónico de la naturaleza. 432 HZ vibra en los principios de la medida de oro Phi y unifica las propiedades de la luz, tiempo, espacio, materia, gravedad y magnetismo con la biología.

El código de ADN y de la conciencia. Como tú sabrás, nosotros estamos regidos por una elite que quiere jodernos en todo sentido y cuando digo todo sentido, abarco cosas que son tan bellas como lo es la música. Toda la música que tú puedas escuchar en plataformas de streaming (si tienes un aparato llamado frecuencímetro) podrás verificar que la música en su fuente de salida marca 44.1 HZ mientras que el sonido de la naturaleza (o la frecuencia de la naturaleza) está a 432 HZ. Por eso Nikola Tesla también decía que

«si entendieras los misterios que encierran el 3, el 6 y el 9, comprenderías los misterios que rodean este universo»

Ahora, te describiré cada una de ellas:

174 HZ: El más bajo de los tonos parece ser un anestésico natural que tiende a eliminar dolor físico y energético, así como energía kármica. La frecuencia de 174 Hz le da a nuestros órganos sensación de seguridad, protección y amor, y los motiva a dar lo mejor de sí…

285 HZ: Este tono es útil, cuando se tratan heridas, cortes, quemaduras o cualquier otro tipo de tejido dañado. Se dice que la frecuencia de 285 HZ está directamente conectada con el programa de nuestro cuerpo, de nuestra mente y de nuestra alma para una salud óptima y un bienestar físico, gracias a su increíble habilidad de recordar qué es lo correcto y de devolver a las células a su forma original. También influye en los campos energéticos y les envía mensajes para reestructurar un órgano dañado. Los 285 HZ nos ayudan a recordar y a sanarnos a nosotros mismos, a nuestros órganos internos y a nuestra energía.

396 HZ: esta frecuencia limpia el sentimiento de culpa, que a menudo representa uno de los obstáculos fundamentales para la realización, y permite alcanzar objetivos del modo más directo. Nos libera del sentimiento de culpa y miedo al disolver los mecanismos de defensa y puede aplicarse como medio para enraizar, despertar, activar y volver a la realidad.

417 HZ: está conectada con procesos de resonancia o procesos de amplificación.  Puede “eliminar” el “distanciamiento de Dios” de una persona y ayudarle a volver al “camino correcto”. Limpia experiencias traumáticas y disuelve influencias destructivas de eventos pasados.  Puede usarse para limpiar impresiones limitantes que impiden a la persona alcanzar sus objetivos de vida. En lo que respecta al proceso celular, el tono Re estimula a la célula y a su ADN a funcionar de manera óptima. La frecuencia 417 HZ lleva energía a nuestras células corporales y les ayuda a utilizar sus potenciales creativos.

528 HZ: Se utiliza para devolver el ADN humano a su estado original. Si se aplica como descrito en el Webster’s Dictionary: al comunicar el efecto deseado y con el apoyo energético de la “luz”, ¡los milagros suceden! Al proceso de reparación del ADN le siguen efectos beneficiosos; un aumento de la energía vital, claridad de mente, consciencia, estimulación y activación de la creatividad, estados extáticos como profunda paz interior, baile y celebración. También abre a la persona a experiencias espirituales profundas y a la iluminación espiritual. Por eso también es conocida como «la Frecuencia del Amor».

639 HZ: Permite la creación de una comunidad armoniosa y relaciones interpersonales armoniosas. Se puede utilizar para arreglar problemas de relación en la familia, con la pareja, los amigos o sociales. También sirve para estimular la célula a comunicar con su entorno. Esta antigua frecuencia Solfeggio aumenta la comunicación, la comprensión, la tolerancia y el amor. La frecuencia 639 HZ también se puede usar para comunicar con mundos paralelos o esferas espirituales…

741 HZ: Limpia la célula de toxinas. El uso frecuente de los 741 HZ lleva a una vida más sana y simple, y también a cambiar la alimentación e ingerir alimentos no tóxicos. Asimismo, limpia la célula de diferentes tipos de radiaciones electromagnéticas. Otra importante aplicación de esta frecuencia sonora es limpiar infecciones por virus, bacterias u hongos. Este tono nos guía hacia una vida pura, estable y espiritual.

852 HZ: Está directamente conectada con el chakra del tercer ojo y puede ser utilizada para el despertar del poder interior y la autorealización. Es buena para disolver energía mental estancada por darle demasiada actividad mental. Se dice que limpia bloqueos energéticos que han impedido anteriormente una comunicación clara y fuerte con nuestro yo superior, nuestros guías espirituales y nuestros ayudantes espirituales. Las Solfeggio 852 HZ se escuchan tal cual o como fondo de otros audios…

y te doy un bono que es la

963 HZ: Este tono despierta cualquier sistema a su estado original perfecto. Está conectado con la Luz y el Espíritu universal que todo comprende, y nos permite la experiencia directa, el retorno a la Unidad. Esta frecuencia nos reconecta con el Espíritu, o las energías no vibracionales del mundo espiritual. Nos da la capacidad para experimentar la Unidad, nuestra verdadera naturaleza. Es la que más uso para tonadas de meditación, ya que básicamente, es la Frecuencia de DIOS.

¡No puedes copiar nada de acá!