La PNL y el Coaching y cómo te ayudan a ser mejor

El día de hoy vamos a hablar de la sinergia que existe, entre el coaching, por un lado y la Programación Neurolingüística, por el otro. Antes que nada quiero contarte qué es el coaching: esta disciplina de cambio y mejoramiento personal inicialmente se empezó a trabajar en las escuelas de los Estados Unidos cuando se quería educar a personas adultas; es el enfoque que se dio inicialmente y por eso te pregunto:

¿te has fijado de casualidad cuando ves una película o una serie estadounidense (no digo norteamericana porque Norteamérica va desde Alaska hasta la parte del norte de México) al entrenador de alguna disciplina le llaman coach?

Está por ejemplo, el coach de baloncesto o basquetbol, está el coach de fútbol americano aunque el fútbol normal (el de patear la pelota que es llamado soccer) también tiene su coach. En todas las disciplinas y los deportes existe esa figura que se llama coach y que se conoce como entrenador. En este caso el coach viene siendo la persona que entrena a otra para que ésta tenga resultados a corto, mediano y largo plazo en lo que es el crecimiento personal y las metas que se proponen. El coaching tiene muchísima demanda porque ahora, en estos tiempos en los que estamos confinados, la gente necesita tener a alguien que le oriente. Esto, mediante la definición convencional que maneja el Coaching como tal. Ahora bien, el coaching con PNL viene derivado del trabajo del psicólogo y doctorado en lingüística, John Grinder

y otros especialistas, para así poder tener una integración completa. John Grinder (en una entrevista que le hicieron en la ciudad de Sitges (España) en el año 2009 le decía a la entrevistadora:

«Los coach sin PNL están haciendo cosas de contenido que no entiendo. No hay ninguna distinción entre contenido y proceso, desgraciadamente, la mayoría de la gente que llegan a la oficina de un coach, son personas que quieren hacer un cambio en su vida, son vulnerables, están dando un paso para entrar en una zona desconocida, y naturalmente están buscando un punto de estabilidad, un punto de referencia que es el coach. Si el coach está sugiriendo posibilidades que vienen no del cliente sino de los mapas internos del coach, sin mala intención está imponiendo sus valores, creencias, en una persona vulnerable, eso no es ético. Cualquier sistema que no hace la diferencia entre proceso y contenido es una violación de una ética profunda desde mi punto de vista. A propósito, hay personas aquí en España, especialmente en la Asociación Española de PNL que han decidido que soy muy rígido y mi rigidez viene de mi insistencia en diferenciar contenido y proceso; si eso es rigidez, tengo un montón».

Acá tienes la entrevista completa si deseas leerla. Como es sabido, la PNL nació de la iniciativa de dos personas: una es Richard Bandler quien era un estudiante de matemáticas e informática en la Universidad de California en Santa Cruz y el doctor John Grinder (en ese entonces era profesor allí).

Él conoció (obviamente) a Noam Chomsky, que actualmente es el lingüista más influyente del mundo. Ellos desarrollaron esta tecnología en base a la observación de la metodología de trabajo de tres expertos terapeutas: el primero fue Fritz Perls

quien fue un neuropsiquiatra y psicoanalista alemán de origen judío. Él creó la Terapia Gestalt en 1940 y se inventó una técnica fabulosa que todos los coaches en Programación Neurolingüística usamos en consulta privada y que se llama La Silla Vacía. Luego sigue Virginia Satir

quien fue una trabajadora social de origen estadounidense. Ella es la precursora del enfoque terapéutico grupal, en vez del individual. Por ejemplo, cuando ella tenía un paciente que era drogadicto o alcohólico, sostenía que toda la familia de esta persona tenía que ir a terapia, por cuánto todos los miembros son afectados por las conductas de la persona que tiene esta condición y tenemos a Milton Erickson

quien fue el padre la hipnosis clínica. Fue un psicólogo e hipnoterapeuta estadounidense. Milton Erickson es una persona fascinante, por cuanto descubrió que la mente inconsciente de cada persona se trabaja a base de simbologías y metáforas y te pongo un ejemplo: él tenía un adicto al tabaco en consulta y éste le decía: «doctor, quiero dejar de fumar. él no le decía: «tiene que dejar de fumar porque es malo para la salud, para los pulmones (eso es basura). Lo que él hacía era poner en trance profundo a la persona y le contaba un cuento: puede ser un cuento de un tren que va hacia el norte y el humo va al sur o también le contaba un cuento de que él, cuando él era niño le gustaba rascar a los cerdos. La persona se queda pensando «este viejito está como loco». Le preguntaban al paciente: «bueno, ¿has vuelto a fumar? el paciente decía, «no, pero de todas maneras pienso que ese viejito estaba como loco». Y una figura que usaron mucho para consultar sus investigaciones era Gregory Bateson

quien fue un antropólogo inglés que se hizo muy famoso por algo llamado «teoría del doble vínculo» que se sigue estudiando en la psicología moderna. También trabajo con la USAF por sus investigaciones con delfines, pero cuando él descubrió que los militares querían coger a esos animalitos para entrenarlos y poner cargas de profundidad en submarinos enemigos, dijo «no voy a ser parte de esto» y destruyó todo su trabajo. Eso confirma perfectamente una narración que hizo JJ Benítez en su libro Caballo de Troya 8 en el cuál cuenta que los «oscuros» (que son una fuerza especial dentro del ejército de EEUU) estaban utilizando delfines, precisamente con fines bélicos, no con ese nivel de detalle, pero sí lo contó. Personalmente, para mí fue un choque enterarme de que Gregory Bateson era un amo MK ULTRA. (Lo leí en esta entrada del blog del filólogo español Luis Carlos Campos. MK ULTRA es un proyecto de la CIA creado por el nazi Reinhardt Gehlen, que básicamente consiste en lavar la mente de las personas para fines poco éticos). Casi todos los cantantes de pop de los EEUU y los de reggaetón son esclavos MK ULTRA y hay de distintos tipos pero eso no lo trataré en este artículo. Ahora bien, en ese momento en que el coaching y la PNL se integran, se forma una figura muy bonita porque nosotros como coaches NO le sugerimos absolutamente nada al cliente. Dado el caso, en mis consultas yo le digo al cliente: «vamos a hacer un pequeño paréntesis y te voy a dar una consultoría. Luego volvemos al concepto del coaching». El coach no es un experto terapeuta: el coaching no es una terapia como tal aunque hay terapeutas que sí hacen especializaciones y certificaciones en Programación Neurolingüística, pero sería diferente. El coach, como tal, lo que hace es sacar la respuesta ante el mismo cliente para que él mismo sepa, en base a la comunicación que tiene con su inconsciente, que es lo mejor para sí mismo y te diré por qué:

porque nuestro inconsciente sabe mejor que nadie en que seremos exitosos en base a nuestros talentos y nuestras pasiones

Cuando una persona en coaching me pregunta «qué hago con mi vida» yo le hago una pregunta (y te juro que el 99% de los clientes se quedan callados) yo les pregunto: «qué te gustaría hacer? Si siguen indecisos les pregunto: si no tuvieras problemas de dinero, ¿a qué te dedicarías? o le replanteo la pregunta: «dime, ¿qué disfrutas tanto hacer, que, si no tuvieras problemas de dinero, lo harías gratis?» El 99% de la gente se queda callada porque, efectivamente, llegan a cierta edad e incluso con estudios técnicos y títulos universitarios y no saben qué es lo que quieren de la vida. Actualmente, en esta coyuntura económica y social que estamos viviendo y en la cual nos aíslan para llenarnos de miedo (porque es la verdad) la gente está muchísimo más confundida y desorientada. Ahora, más que nunca, el coaching como tal es una gran alternativa para que una persona sepa qué es lo que quiere hacer para que solucione sus problemas desde dentro. Cuando salió el documental El Secreto

Rhonda Byrne empezó a llamar a todos estos gurús que le decían a la gente: «es que usted tiene que visualizar (para los visuales es perfecto, pero… ¿para los sensoriales qué? aún peor para el auditivo ya que solamente corresponde al 10% de la población). Le dicen a uno cosas que suenan muy bonitas: ese documental (y el libro) se vendieron muchísimo y durante años todos los autores del Secreto alcanzaron el éxito pero por vender libros y hacer seminarios y la gente del común no los alcanzaba. Hay algo muy cierto y es que los motivadores dicen: «eres lo que eres por lo que tienes en tu mente y si quieres cambiar lo que eres tienes que cambiar lo que hay en tu mente» y la gente muy animada dice «bueno, pero… ¿y como hago eso?» No lo dicen algunos en realidad porque dudo que lo sepan y otros porque se les acaba el negocio: antes de la pandemia la industria de la motivación movía miles de millones de dólares en el mundo y las empresas (porque yo trabajo en empresas) en su afán de mantener motivado al personal sufrían de algo que John Grinder llama «la droga de la motivación» y gastaban mucho dinero en eso. Yo no te voy a decir que contar con motivadores sea malo, hay algunos muy buenos como por ejemplo Daniel Habif, Yokoi Kenji (que es un motivador más colombiano que japonés) y por supuesto, el mercadólogo de la PNL en el mundo, que es el señor Tony Robbins

de quien John no tiene un buen concepto. En cambio, la PNL es la respuesta al «como» porque la PNL ayuda que la gente elimine las cosas que la limitan: las creencias, los valores y las sustituye por creencias y pensamientos que son poderosos y eso se maneja fabuloso para las ventas.

Recuerda seguirme en mis redes sociales, las cuáles encuentras en la parte de abajo del blog.

¡No puedes copiar nada de acá!