La Dieta Cetogénica: cómo es que comer grasa te adelgaza… Parte 1

Hola que tal, hoy te traigo un modelo alimenticio, que si bien es popular, poca gente conoce y esto es porque erróneamente relacionamos grasa con gordura en términos generales. Eso sí, antes de empezar, debo aclarar que YO NO SOY NUTRICIONISTA ni pretendo serlo, la información que comparto en esta serie de post se basa en mi experiencia y las cosas que sentí mientras la hice. Por ello te traigo este sistema de alimentación que se llama

DIETA CETOGÉNICA

Es probable que hayas escuchado sobre la dieta cetogénica o «keto» como se le conoce en inglés. Se vuelto muy popular durante los últimos años y cada vez hay más publicaciones (como esta, por ejemplo) al respecto, y el interés en internet es altísimo. Y seguramente te preguntarás:

¿En qué consiste exactamente la dieta cetogénica?

Bien, iré por partes. Antes de todo, aclaremos algo. La palabra «cetogénica» básicamente tiene que ver con el hecho de que el cuerpo puede funcionar a base de dos tipos de combustibles:

  1. El azúcar de los carbohidratos, presente en los alimentos que comemos, que es el combustible que hoy usa principalmente la mayoría de la gente. Por ejemplo, cuando se come pan, pastas, arroz, papas…
  2. El otro combustible es la grasa.

La dieta cetogénica es una dieta muy baja en carbohidratos. Tan baja, que el cuerpo tiene que pasar a usar grasa como combustible principal. Por ejemplo, la grasa proveniente de alimentos naturales como huevos, carne, paltas (aguacates), mantequilla, aceite de oliva, frutos secos…

Incluso el cerebro puede obtener energía de las grasas. Cuando el cuerpo se queda sin azúcar, el hígado convierte la grasa en unas moléculas de energía llamadas cetonas (que son compuestos orgánicos que se caracterizan por poseer un grupo funcional carbonilo unido a dos átomos de carbono)

que proporcionan energía al cerebro y la dieta que permite esto se denomina cetogénica, puesto que produce cetonas. De ahí proviene la denominación de este sistema de alimentación: obtener energía principalmente de la grasa, un estado conocido como «cetosis», tiene muchos beneficios. Por ejemplo, te convierte en una máquina de quemar grasa.

En este estado se pierde peso sin pasar hambre, pues se quema grasa en todo momento, incluso al dormir y como te da enormes cantidades de energía, lo que hace que las veces que debes alimentarte en el día, disminuyen. En cuanto a por qué la dieta cetogénica se ha vuelto súper popular en los últimos años, en realidad no es nada nuevo. Sus cimientos se vienen construyendo desde hace tiempo. Es una dieta estricta baja en carbohidratos y sin gluten y es similar a la dieta Paleolítica (que se basa en el hecho de que estamos genéticamente adaptados para comer lo que comían nuestros antepasados del periodo Paleolítico: carne, verduras, pescado, frutas, evitando lácteos, legumbres y cereales. La dieta de nuestros antepasados estaba basada en la carne, fruta, verdura, pescado y algunos mariscos). También se parece mucho a la antigua y muy conocida dieta Atkins, «creada» por el cardiólogo estadounidense Robert Coleman Atkins.

quien publicó, a principios de los años 70 este libro

en el que abogaba por la pérdida de peso mediante una dieta caracterizada por el consumo de alimentos de bajo contenido de glúcidos. Su propuesta dietaria fue inmediatamente cuestionada por la comunidad científica y posteriormente, con el fin de cubrir algunas fallas de la dieta (como el aporte insuficiente de fibra dietética) reeditó el libro en 1992 bajo el título

Hay que señalar que esta dieta no es originalmente suya, sino que ya se usaba en 1863 bajo el nombre de Dieta de Banting (William Banting fue un notable empresario de pompas fúnebres inglés. Fue obeso y es conocido por ser el primero en popularizar una dieta de adelgazamiento basada en limitar la ingesta de carbohidratos, especialmente los de naturaleza almidonada o azucarada. Publicó en esta fecha un panfleto en el que relataba su propia pérdida de peso siguiendo una dieta en la que predominaban los productos cárnicos). La idea básica es muy sencilla, y es que se basa en alimentos naturales. Simplemente hay que evitar la mayoría de los carbohidratos como el azúcar, la comida rápida y procesada, el pan, las pastas y el arroz.

En su lugar, se come carne, pescado, huevos, vegetales y grasas naturales, como la mantequilla. Seguro te estás preguntando

¿Qué tiene de diferente la dieta cetogénica?

Sencillo, es una dieta baja en carbohidratos de la cual puedes tener por seguro que obtendrás los máximos beneficios ya que es una versión ultra mejorada de una vieja idea. Dietas similares se han probado durante décadas, incluso siglos. Estas dietas similares se siguen haciendo cada vez más conocidas porque funcionan y esto quizás podría tener una explicación evolutiva, ya que nuestros antepasados no comían carbohidratos refinados, ni azúcar del modo en que lo hacemos hoy; así que puede que nuestros cuerpos no estén adaptados a esos alimentos. La ciencia moderna demuestra que funciona. En una dieta cetogénica, la mayoría de la gente puede bajar el exceso de peso sin pasar hambre y múltiples problemas de salud, como la resistencia a la insulina, diabetes u obesidad, entre otros, tienden a mejorar. Lo más importante es que la dieta cetogénica no sólo se utiliza como una solución temporal. Mucha gente la disfruta como un estilo de vida duradero (yo la hice un año y baje mucho, no sólo de la cintura, sino del azúcar en la sangre). No sólo para bajar de peso, sino para lograr salud y bienestar a largo plazo y mantenerse en forma durante todo el año. Por eso, te mencionaré algunos beneficios que ésta aporta:

  1. Muchas personas se sienten con energía, llenas de lucidez y tienen niveles estables de azúcar en la sangre.
  2. El hambre desaparece, las ansias de alimentos dulces se reducen, con lo cual ya no hay necesidad de estar comiendo frecuentemente.
  3. Se ahorra tiempo, al satisfacerse con menos comidas al día.
  4. Se come comida deliciosa cada vez que se tiene hambre y ni siquiera hace falta contar calorías.
  5. La mayoría de las personas se sienten tan saciadas con la dieta cetogénica que pueden comer cada vez que tienen hambre y aun así comen menos cantidad y reducen el exceso de peso.

Ni siquiera hace falta hacer ejercicio para perder peso (aunque el ejercicio potencia y acelera los efectos).

Si bien es un hecho que el ejercicio es bueno para el cuerpo, para la salud y para sentirse lo mejor posible, no es necesario ejercitar para bajar de peso y mucho menos si se sigue la dieta cetogénica. En esta serie de posts aprenderás exactamente cómo llevar la dieta cetogénica, qué comer, qué no comer y cuándo comer. Aprenderás sobre los problemas más comunes que se experimentan al iniciarla y cómo evitarlos, como por ejemplo la «gripe cetogénica». Aprenderás a saber si estás en cetosis y algunos trucos fáciles para llegar a ese estado. Aprenderás cómo bajar de peso en la dieta cetogénica, qué esperar, cómo acelerar la pérdida de kilos y qué hacer si te estancas en un peso determinado. Aprenderás sobre los errores comunes que se cometen y cómo evitarlos para sentirte genial y tener éxito más rápidamente y en la última parte de esta serie, te daré algunas recetas.

Gracias por leer este artículo, no olvides comentar. Ananda para ti y los tuyos 😉

¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 ideas sobre “La Dieta Cetogénica: cómo es que comer grasa te adelgaza… Parte 1”

Contenido Exclusivo de coachrafaperaza.com