Geometría Sagrada: qué es y cómo te beneficia… Parte 6

Hola, hoy continuamos con este apasionante tema, siendo nuestra siguiente Geometría, la más importante y poderosa: hoy te hablaré sobre el Sagrado

Cubo De Metatrón

Esta geometría surge básicamente de la combinación del Divino Femenino con el Sagrado Masculino: si tomamos a la Flor de la Vida como un mapa

y le proyectamos la tercera dimensión de la Espiral

tenemos que se forman los famosos Sólidos Platónicos, que son poliedros regulares convexos. El término poliedro se refiere a una forma tridimensional que tiene caras planas y bordes rectos. Dichas figuras platónicas son poliedros convexos y todas sus caras están formadas por polígonos regulares, iguales entre sí, y todos sus ángulos son semejantes. El nombre de estas cinco formas tridimensionales se da en honor a Platón

el filósofo griego que, en el período 400-300 antes de Cristo especuló que cada uno de los elementos clásicos como la tierra, el agua, el aire, el fuego y claro, el éter, correspondía a una forma sólida diferente. Este fue su intento de explicar la naturaleza y complejidad de toda la materia (Teoría del Todo) en términos de sustancias simples. En realidad fue su alumno Aristóteles

quien más tarde asignó el dodecaedro al éter.

Para poder continuar, te voy a explicar cada uno, en el orden en que aparecen en la imagen de arriba: el primero es

El Tetraedro

(del griego τέτταρες «cuatro» y ἕδρα «asiento, base de apoyo o cara») o pirámide triangular es un poliedro con cuatro caras, seis aristas y cuatro vértices. Las caras de un tetraedro son triángulos y en cada vértice concurren tres caras. Si las cuatro caras del tetraedro son triángulos equiláteros, iguales entre sí, el tetraedro se denomina regular. El tetraedro es el más simple de todos los poliedros convexos ordinarios y el único que tiene menos de cinco caras. Es la estructura del elemento Fuego. Ahora vamos con

El Hexaedro

es un poliedro limitado por seis caras cuadradas congruentes. Un cubo, además de ser un hexaedro, puede ser clasificado también como paralelepípedo, recto y rectangular, (brevemente ortoedro) pues todas sus caras son cuadrados y paralelos dos a dos. Incluso, se puede entender como un prisma recto, cuya base es un cuadrado y su altura equivalente al lado de la base. De origen griego, es omnipresente en nuestra sociedad moderna y es conocido por los humanos desde hace miles de años. Simboliza al elemento Tierra. Ahora vamos con

El Octaedro

(del griego ὀκτώ «ocho» y ἕδρα «asiento» o «cara») es un poliedro de ocho caras. Con este número de caras puede ser un poliedro convexo o un poliedro cóncavo. Sus caras pueden ser poliedros de siete lados o más. Si las ocho caras del octaedro son triángulos equiláteros, iguales entre sí, el octaedro es convexo y se denomina regular. Simboliza al Elemento Aire.

Ahora seguimos con

El Icosaedro

es un poliedro de veinte caras, convexo o cóncavo. Si las veinte caras del icosaedro son triángulos equiláteros y congruentes, iguales entre sí, el icosaedro es convexo y se denomina regular. Simboliza al Elemento Agua. Y para terminar tenemos

El Dodecaedro

(del griego δώδεκα, «doce» y ἕδρα; «asiento», «posición» y en geometría «cara») es un poliedro de doce caras, convexo o cóncavo. Sus caras han de ser polígonos de once lados o menos. Si las doce caras del dodecaedro son pentágonos regulares e iguales entre sí, el dodecaedro es convexo y se denomina regular. Simboliza al Éter (palabra que proviene del latín æthēr y esta del griego αἰθήρ (aithēr), «cielo», «firmamento», «el aire más puro de las montañas», que deriva de la raíz indoeuropea *aydh- «arder, fuego» y viene siendo la esencia del Universo mismo). Recientes investigaciones científicas han propuesto que el espacio dodecaédrico de Poincaré (llamado así en honor al matemático y físico francés Jules Henri Poincaré) sería la forma del Universo. En el año 2008 se estimó la orientación óptima del modelo en el cielo. Este sólido, en la época de Pitágoras era tan sagrado que si su nombre era pronunciado fuera de una escuela de Geometría, el culpable era asesinado inmediatamente.

Ahora bien, a cada poliedro regular le corresponde su dual. Si un punto medio (centro) de cada cara de estas formas geométricas se une al punto medio de cada cara adyacente, se crea otro sólido platónico dentro del primero. Se produce en pares entre los sólidos cuando el número de caras en uno es igual al número de vértices en otro. Por ejemplo, el tetraedro es dual de si mismo (su dual es otro tetraedro), el único con 4 caras y 4 puntos. El hexaedro y el octaedro forman una pareja dual (un octaedro puede formarse a partir de un cubo, y viceversa), 8 caras en el cubo = 8 puntos en el octaedro, o 6 puntos en el cubo = 6 caras en el octaedro y el dodecaedro y el icosaedro forman un par dual (un dodecaedro puede formarse a partir de un icosaedro, y viceversa), 12 caras en el dodecaedro = 12 puntos en el icosaedro, o 20 puntos en el dodecaedro = 20 caras en el icosaedro:

Como nota especial, añado que el icosaedro y su par dual, el dodecaedro, están relacionados estrechamente con la proporción áurea en virtud de tres rectángulos áureos mutuamente perpendiculares que encajan en ambos. Estos rectángulos áureos mutuamente bisecantes pueden ser dibujados conectando sus vértices y puntos medios respectivamente:

En el próximo post continuaremos hablando del Sagrado Cubo, gracias por leerme y no olvides comentar. Te mando Ananda a ti y a los tuyos 😉

¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 ideas sobre “Geometría Sagrada: qué es y cómo te beneficia… Parte 6”