Geometría Sagrada: qué es y cómo te beneficia… Parte 5

Hola que tal, ahora que sabemos que la espiral progresa de la segunda dimensión a la tercera dimensión, yo te pregunto:

¿Qué pasa cuando el progreso de la espiral llega a brindar la energía suficiente para un sistema autónomo y autosuficiente?

Éste genera retroalimentación… ahora te pregunto:

¿Y qué pasa cuando una espiral se retroalimenta?

Así es, ya lo tienes: se genera…

El Toroide

La definición clásica nos dice que el toroide es la superficie de revolución generada por un polígono o una curva plana cerrada simple que gira alrededor de una recta exterior coplanar (el eje de rotación) con la que no se intercepta. Su forma se corresponde con la superficie de los objetos que, hablando de manera sencilla, son llamados también argollas, anillos, aros, rosquilla, picarón, donas o donuts. La palabra toroide también se usa para referirse a un poliedro toroidal, la superficie de revolución generada por un polígono que gira alrededor de un eje.​ Cuando la curva cerrada es una circunferencia, la superficie se denomina toro, el cuál viene siendo el resultado cartesiano de dos circunferencias:

Se le llama anillo al cuerpo cuya superficie exterior es un toro, lo que ilustra la diferencia entre una superficie y el volumen encerrado por ella:

Para lo que nos ocupa, el toroide representa, gráficamente, el proceso por el cual toda la energía, cuando está correctamente alineada, está continuamente en movimiento armónico y cíclico: arriba, abajo y alrededor, entre el espíritu y la materia. La energía del objeto solo puede ir tan lejos en una dirección antes de que se duplique sobre sí misma, regresando a su fuente, ganando energía, avanzando nuevamente, logrando una cierta altura o profundidad, antes de tener que regresar nuevamente para reunir más de la fuente.

Este es un proceso que ocurre en todo lo que existe. Un objeto puede ir tan lejos en su ascenso/descenso antes de que la polaridad opuesta lo atraiga hacia sí mismo. Cuando estamos en armonía con nosotros mismos y con lo que nos rodea, estamos moviendo nuestra energía de forma toroidal, estamos en equilibrio, en coherencia y satisfechos con nuestras acciones. Cuando una persona no está en armonía con la energía universal, entonces la energía deja de fluir y la situación se vuelve «estancada» y no es saludable, no hay movimiento en un curso fluido y finalmente, el universo se corrige solo. Es posible que no ocurra en la vida actual de una persona, pero la situación volverá a aparecer en una vida futura y tendrán que trabajar en la situación hasta que hayan resuelto cómo comportarse de una manera equilibrada, compasiva e independiente en la que tanto el espíritu como la materia estén en armonía. El toroide es un modelo matemático desarrollado para hiper universos dimensionales y ha sido ampliamente estudiado científicamente, teniendo su propio modelo de energía, estudiado ampliamente por el físico teórico (sin título oficial que lo acredite, todo sea dicho) Hassim Haranamein

cuyos descubrimientos están basados en una cuantización geométrica fundamental del espacio-tiempo, formalizando una unificación entre la escala cuántica y la de objetos cosmológicos, incluyendo al propio Universo. Mira: el cuerpo magnético de la Tierra también es un toroide (evidente en los llamados Cinturones de Van Allen)

cuyo nombre se da en honor del físico estadounidense James Alfred Van Allen

de la misma forma que nuestro cuerpo áurico también tiene esta forma, siendo los chakra corona y raíz

los extremos superior e inferior del orificio de la rosquilla y el cuerpo áurico en sí la forma redonda alrededor del cuerpo. Cuando vemos el toroide de cuerpo abrirse arriba y abajo notamos que forma una copa, esta es la copa de la vida o grial. Huracanes, tornados, campos magnéticos de las estrellas y planetas: todos tienen forma toroidal. El símbolo del infinito y el Ouroboros también representan un toroide.

Drunvalo Melchizedek nos cuenta sobre el campo toroidal alrededor del corazón, que está basado en el descubrimiento hecho por el Instituto de Matemáticas del Corazón, fundado en el año 1991 por el doctor Childre.

En particular, el descubrimiento del pequeño campo toroidal dentro del toroide grande…

La premisa fue que la fuente real de este enorme campo electromagnético estaba dentro del espacio sagrado del corazón. Por lo tanto, si seguíamos la pista hacia atrás por las líneas geométricas de energía de este campo, nos llevaría directamente den­tro de este espacio sagrado. Y lo que encontró fue que es verdad: lo hacen. El primer método es masculino por naturaleza; eso significa que puede ser comunicado a alguna otra persona, y si esa persona hace exactamente lo que se le transmite, el resultado siempre será el mismo. Desafortunadamente los métodos masculinos no funcionan muy bien para las mujeres… Se hace así:

«cuando te estás moviendo hacia el corazón y ves el campo toroidal más pequeño, súbete encima de ese campo hasta que veas el toro desde arriba. Este campo de energía es un vórtice, como lo expliqué antes, girando y girando como agua que se va por la cañería. Se mueve despacio en su parte externa y más y más rápido hacia el centro, y entonces cae por el centro (de nuevo justo como agua que se va por la cañería). Para algunas personas el vórtice se mueve en dirección de las manecillas del reloj y para otras en dirección contraria a las manecillas del reloj. La dirección en la cual está girando puede estar relacionada con la preferencia sexual y parece que no tiene importancia. Para esta meditación, cuando veas la parte superior del campo toroidal, ve o siente en qué dirección se mueve. Entonces, como una hoja flotando en un río, deja que tu espíritu repose en esta espiral de energía. Comienza por sentirte a ti mismo girando y girando, despacio al principio, pero cuando te acercas al centro empiezas a moverte más y más aprisa hasta que finalmente entras al centro y empiezas a caer. No hay nada que temer. Sólo déjate ir y caer. En un momento te darás cuenta de que todo está muy, muy quieto. Como si estuvieras en el ojo del huracán, ahora estás dentro del espacio sagrado del corazón. De verdad estás ahí»

El segundo método, femenino por naturaleza, es tan simple que le tomó bastante tiempo verlo… Y se hace así:

«todo lo que tienes que hacer es ver, sentir o percibir que te aproximas al corazón y entonces permítete atravesar su membrana, como lo hiciste antes. Excepto que ahora deja que tu naturaleza psíquica femenina sea la guía y deja que tu intuición te lleve al espacio sagrado de tu corazón. Déjate ir y muévete, sabiendo que en verdad te estás moviendo hacia el espacio sagrado de tu corazón»

Gracias por leer este post, en el siguiente continuamos, no olvides comentar y te mando Ananda, para ti y los tuyos 😉

¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 ideas sobre “Geometría Sagrada: qué es y cómo te beneficia… Parte 5”