Geometría Sagrada: qué es y cómo te beneficia… Parte 3

Hola, hoy sigo hablándote de esta hermosa forma sagrada,

La Flor de la Vida

Continuando el tema, debo hablarte de Leonardo Da Vinci,

quien nació en 1452 fuera del matrimonio en Vinci, una ciudad fuera de Florencia, Italia, de un notario florentino llamado Piero da Vinci, y de una mujer local llamada Caterina. Pasó la mayor parte de su infancia en las zonas rurales cercanas de la Toscana, para evitarle a su padre la vergüenza de un escándalo. Sin embargo, su destreza artística innata era obvia para sus mayores incluso entonces, y cuando cumplió los catorce años regresó a Florencia como aprendiz del taller de renombrado pintor Andrea del Verrocchio con quien colaboró para la culminación de su obra maestra, el Bautismo de Cristo. Éste le enseñó química, dibujo, pintura, escultura y modelado. Como tantos personajes destinados a convertirse en celebridades, no tenía apellido: Vinci es la ciudad en la que nació. A los 20 fundó su propio taller y después viajó por toda Italia. Con el tiempo pintaría sus obras maestras «La Última Cena» (1498) y «La Mona Lisa» (1503-1507) la cuál es una referencia simbólica a la diosa pagana Ishtar (o la vampira ISIS, que es una deidad satánica Annunaki que adoran masones y jesuítas):

Durante sus viajes, Leonardo estudió el mundo con insaciable curiosidad, y anotó sus observaciones en cuadernos mediante escritura invertida. Entre otros inventos, creó diseños para un helicóptero, un tanque, una calculadora y un aparato de energía solar. También trabajó como ingeniero y diseñó guarniciones, cañones y barricadas móviles. Pese a esta épica lista de logros, sus clientes de solían acosarlo por su tendencia a retrasarlo todo. Solía tardar varios años más de lo previsto en acabar sus obras, y muchas quedaron sin terminar y también tuvo una turbulenta vida amorosa. En 1476 se le acusó de sodomía, y se cree que probablemente era homosexual. A su ayudante Salai, que tal vez fue también su amante, se le acusó de robar y gastar demasiado dinero en ropa. Leonardo pintó a Salai en varios cuadros, incluyendo su célebre «San Juan Bautista» y cuando murió en 1519 le dejó «La Mona Lisa» como herencia. Da Vinci era apadrinado por los banqueros ladrones del Renacimiento, los Medici, y por medio de ellos se convirtió en un Alto Iniciado Illuminati (en realidad era un títere como Colón, que ni siquiera existió) y en base a lo que le revelaron, registró en numerosas ocasiones la Flor de la Vida en sus obras.

El Hombre de Vitruvio o la Estrella de David de Merkaba (de esta hablaré más adelante) son claros ejemplos.

Geometria sagrada hombre Vitruvio

En el caso del Hombre de Vitruvio se muestra el cuerpo humano enmarcado en un cuadrado sobre el círculo. Cuando el hombre estira sus brazos y los sostiene horizontalmente, el cuerpo humano cae perfectamente en el centro. Por otra parte, cuando estira las piernas y levanta los brazos como, el cuerpo es circunscrito en el interior de un círculo. La circunferencia del cuadrado es igual a la del círculo. El diseño de Da Vinci contiene mucha geometría sagrada oculta, sin duda. La propia creación o la naturaleza es testigo fiel de que todo está basado en un plan geométrico, como lo es la flor de la vida. Incluso el origen de la vida humana a través de un feto es muestra de su diseño perfecto: la embriogénesis humana tiene un patrón perfecto, un patrón similar al diseño geométrico de la Flor de la Vida:

embriogénesis flor de la vida

Si nos centramos en el Universo, encontramos una proporción perfecta en las distancias y tamaños de los planetas, las estrellas, las constelaciones y galaxias. Como te decía anteriormente, la Flor de la Vida representa el origen de las cosas y al mismo tiempo la indisoluble conexión entre todas las cosas. Su patrón es una red que interconecta todos los niveles del universo y representa la unidad con el todo, idea planteada en muchas corrientes filosóficas de todo el mundo ya desde la antigüedad. La Flor de la Vida es la imagen sagrada de la unidad del cosmos, es la matriz de donde nace todo y a donde vuelve todo. Melchizedek nos cuenta que este símbolo sagrado contiene dentro de sus proporciones cada fórmula matemática, cada ley de la física, cada armonía de la música, toda forma de vida biológica incluyendo tu cuerpo específico. Contiene cada átomo, cada nivel dimensional, absolutamente todo lo contenido en universos de forma de onda…

Bien, ahora te hablaré del

Vector Equilibrio

El Cuboctaedro esta dentro de la categoría de los Sólidos Arquimedianos, los cuáles se obtienen truncando los Solidos Platónicos (de los cuáles te hablaré más adelante)

y su nombre se debe a que fue Arquímedes

quien fue un físico, ingeniero, inventor, astrónomo y matemático griego, el que los estudió. En la Era Moderna, fue a comienzos del siglo 20, cuando un arquitecto, inventor, visionario y diseñador estadounidense llamado Richard Buckminster Fuller

y creador de las cúpulas Geodésicas, mas conocidas como Domos, quedó tan fascinado con esta forma, que la llamo Vector equilibrio. El Vector Equilibrium, como su nombre lo describe, es la única forma geométrica en la que todos los vectores son de igual longitud. Esto incluye tanto desde su centro a sus vértices circunferenciales, y los bordes (vectores) que conectan todos esos vértices. Fuller descubrió que esta forma a través de distintos patrones rotatorios se convierte en cada uno de los cinco sólidos platónicos. Esta forma parece tenerlos a todos contenidos dentro de si. Uno de los puntos fundamentales sobre la Geometría Sagrada del Vector equilibrio que Fuller describe es que, por poseer todos los vectores con exactamente la misma longitud y relación angular desde el punto de vista energético, representa la condición final y perfecta en que el movimiento de la energía llega a un estado de equilibrio absoluto, y por lo tanto el silencio absoluto, la nada. Donde, en sus propias palabras

«Equilibrio entre lo positivo y lo negativo es cero. El Vector Equlibrium es la verdadera referencia cero de la matemática energética. Pulsación cero en el Vector Equilibrium es la semejanza más cercana que vamos a conocer entre Dios y la Eternidad. La fase cero del concepto de integridad inherente en la asimetría positiva y negativa que propaga las diferentes formas de conciencia»

Gracias por leer este post, en el próximo continuaremos, Ananda para ti y los tuyos 😉

¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

30 ideas sobre “Geometría Sagrada: qué es y cómo te beneficia… Parte 3”