El Miedo: es lo que te estanca. ¿Cómo lo eliminas de tu vida? Parte 2

Hola que tal, ¿cómo estás? Sigo con el tema, y si bien el año pasado fue una dura prueba porque nos impusieron muchas cosas que no eran necesarias (hablo de la pandemia, el confinamiento, el uso de tapabocas, barbijos o como sea que le llamen en tu país) este año será crucial porque viene la ola de vacunaciones en todo el mundo. Si decides vacunarte o no, pienso que es una elección personal, no soy quién para decirte qué hacer o no, ante todo, la ley del Libre Albedrío, que es Universal. Yo no lo haré, porque, como te digo, me informé y decidí que no es bueno para mí, además mi sistema inmunológico es bastante fuerte 😀 Continuemos entonces. A estas alturas, seguramente te estarás preguntando:

¿Por qué tantas personas fracasan en su vida?

Verás, millones de personas sueñan con más dinero y una vida mejor y para ello hacen todo tipo de estupideces, como comprar la lotería (muchas son estafas, las más grandes ni siquiera entregan los premios) leen libros de moda sobre cómo visualizando el dinero (claro, los que se enriquecen son los autores de dichos libros) este aparece sin más, o esperan a la «gran oportunidad». Otros incluso se forman con buen material y tiene buenas intenciones (y acá entra el asunto de la «parálisis por análisis» que es muy común en quiénes no creen en sí mismos). Pero les falta un ingrediente: dar un paso y actuar. Y sin atrevimiento no hay resultados. Pueden tener los mejores planes, las ideas más brillantes y ser los mejor preparados del mundo, pero no actuarán y sólo con buenos sentimientos sus metas no se cumplirán. Y a lo mejor te preguntarás:

¿Y por qué no actúan? ¿Por qué se llenan de buenas ideas y luego no hacen
nada?

Simple: por miedo al fracaso. Tienen miedo al qué dirán. Miedo a lo desconocido. Miedo a la opinión de los demás. Miedo a perder dinero. Miedo a perder su status. Miedo a cambiarse de ciudad. Miedo y más miedo. En este sentido, me parece importante aclarar que muchas veces ese miedo no es nuestro, sino heredado, siendo el factor epigenético, el que determina si nuestro inconsciente nos apoya o no, recuerda que una premisa de los expertos en PNL es que EL INCONSCIENTE ES EL JEFE

Y vienen las preguntas que atizan el ánimo como carbones calientes en la piel de las reses: ¿Me lanzo o no me lanzo? Y en la espera consumen su vida. El miedo y sus primos: la preocupación, el estrés y la duda, destroza sus vidas. Y acá entra la famosa trampa del:

“Algún día…”

La buena noticia es que, si das un paso adelante A PESAR del miedo, no destrozarás tu vida tú también. Y te aseguro que sólo hay una forma de eliminar el miedo: es dar ese paso adelante. Moverte sin pensar (sí, en ese momento no puedes pensar). Y atravesar la barrera del miedo. Te lanzarás, atravesarás el chispazo y lo tendrás. No durará ni un segundo y será más fácil de lo que pensabas. Así que no cometas el triste error de la mayoría: esperar al “momento que sea perfecto”. El momento perfecto nunca llega, éste lo logramos nosotros con acción. Verás, la mayoría esperará toda su vida y ese momento mejor no llegará nunca porque el miedo siempre estará ahí para probarles. Tú, sigue adelante. El miedo es una prueba para seleccionarte, pero es más el ruido que las nueces. No cometas el error de matar al tigre y luego asustarte con el cuero. Te aseguro que, si te lanzas de cabeza, lo conseguirás.


Ahora bien, te daré un método rápido en 3 pasos para eliminar el miedo. Te garantizo que vencerás siempre al miedo si sigues estos 3 pasos, y mucho mejor si lo complementas con técnicas de PNL:

  1. Conocer su origen: El diccionario describe al miedo como «una emoción desagradable que se anticipa a una situación de peligro» ya que es un mecanismo que se formó hace miles de años, cuando el hombre primitivo cazaba animales. Era muy útil para saber cuándo correr o luchar. La adrenalina segregada hacía actuar rápidamente, el asunto es que hoy hemos heredado una producción de adrenalina en un entorno, que ya no hace falta. Ahora cuando el cerebro siente peligro, y digo bien: sólo siente, segrega adrenalina anticipándose a un inexistente combate. Por eso muchos tiemblan, se paralizan o sufren pánico aunque no haya fieras por la calle, y pasa en situaciones como querer dejar un trabajo que odian por emprender algo que los apasione (me pasó a mí) o cuando le van a hablar a esa persona que tanto les gusta, debido a que basan su valor en el aspecto estético, que es un error común y contribuye a que demasiadas mujeres (en el caso de los hombres) tengan el ego en la ionósfera, así lo único que tengan para mostrar sea su cuerpo. Esa adrenalina es buena para un esfuerzo deportivo, pero perjudica en otras situaciones. Si la adrenalina no se quema físicamente queda inutilizada en el cuerpo y vienen los problemas. Produce más miedo que a su vez segrega más adrenalina y se convierte en un bucle que no te va a beneficiar para nada. Entonces se reacciona mal, se grita o se busca pelea. Y si no eliminamos esa adrenalina con agresividad, puede causar depresión en el mejor de los casos o destrozar la mente con la locura o el suicidio, en el peor de los escenarios. Ahora que conoces el origen ya puedes combatirlo y eliminarlo.
  2. Aceptarlo: Lo más importante es reconocer que el miedo existe y que es algo normal. Cuando lo aceptas al instante, te sientes mejor. Cuando aceptas algo le quitas su fuerza, éste es un principio del budismo que nunca falla. Pero si niegas al miedo, éste te amenazará y te chantajeará. Así que déjale que entre y salga a su antojo. No reacciones oponiéndote. Mírale de frente y sigue a lo tuyo. Tienes que avanzar y para eso es mejor observar al miedo como un espectador. Te sentirás mucho mejor porque ves que es algo irracional. En cuanto le miras a la cara, lo controlas. A partir de ahora no mires a otro lado cuando llegue el miedo, siéntelo y obsérvalo. Perderá toda su fuerza. Eliminarás muchos miedos si simplemente los aceptas. Por ejemplo: ¿Para qué preocuparte por un despido o por perder una relación? Si va a pasar, va a pasar igualmente. Acepta que hay cosas fuera de tu alcance y ya está. No puedes salir con miedo de tu casa porque pueda caerte un rayo. Acepta que hay una posibilidad de que te ocurra algo malo como a todo el mundo y dejarás de torturarte con el miedo. (Y si ocurre tranquilo, todo tiene solución.) Aceptar el miedo es la clave. El miedo no puede chantajearte si lo invitas a entrar a tu vida. Si lo ves como algo que entra y sale romperás ese bucle de tener miedo, segregar adrenalina y tener más miedo aún. La próxima vez que venga el miedo, acéptalo. Siente tu respiración, tu pulso y piensa: «ahora tengo miedo, qué sensación…» cómo si te observaras desde una cámara en el techo. Prueba cuando entres en un sitio que te imponga, tengas una conversación decisiva con alguien o hables en público, acepta el cosquilleo del miedo como algo natural y verás qué cambio. Puedes incluso sonreírle: «Ven todo lo que quieras, no me importa. Quiero más, me estaba aburriendo, hazme reír, lo necesito» y si decides que puedes vivir con él se marchará al momento. Al miedo no le gusta sentirse aceptado y se irá por donde vino. Pero nunca bajes la guardia porque volverá y tendrás que aceptarle otra vez. Pero así refinarás el proceso y lo dominarás mejor.
  3. Dar un paso al frente (uno sólo): ¡Movimiento! La acción mata la preocupación y da salida a la adrenalina. Si persigues un objetivo y llenas tu mente de objetivos darás el golpe de gracia al miedo. Un paso adelante y el miedo desaparecerá totalmente. La solución siempre es la acción. Benefíciate de la adrenalina para hacer movimientos rápidos y no te quedes quieto. De lo contrario, la adrenalina se acumulará y aparecerá el pánico. Da un paso adelante y matarás al miedo definitivamente. En cuanto abres la boca para decir algo que te impone, inviertes un minuto en ese proyecto tan grande o acaricias un poco ese animal que te da miedo, el miedo muere. Si das un primer paso el resto son fáciles. Un primer paso bastará para quemar la adrenalina y los malos sentimientos. Y si no puedes dar ese primer paso físicamente dalo mentalmente. Respira profundamente y piensa que no pasa nada por tener miedo. Al mismo tiempo combínalo con tus objetivos y planifica tus movimientos. Visualiza cómo lo vas a hacer y el miedo será sólo un pequeño cosquilleo en el estómago.

Podrás utilizar estos tres pasos siempre, antes de una importante cita, de un examen o de una posible confrontación. Así te librarás de esas semanas de estrés infernal antes del temido acontecimiento. Si entiendes el mecanismo y actúas, lo dominas desde un principio y no tendrás que soportar el lastre del miedo nunca más.

Ya sabes: acepta el sentimiento de miedo inmediatamente y no te pongas tenso, solamente examina tus sentimientos, no les huyas, recuerda que a lo que se resiste, persiste. Pase lo que pase, acéptalo. Si lo aceptas, el miedo se rebaja y desaparece totalmente en cuanto des un paso. Adiós al miedo que te atenaza antes de una negociación, antes de hablar con alguien decisivo o que te gusta (si te dice que no, pues a la mierda, gente que te llegue a gustar más es lo que hay)

o antes de una competición, cuando sufres una pelea con la guardia baja o alguien llega con una puñalada y tienes que reaccionar.

Ten esto en cuenta

Da gracias siempre por la pequeña explosión de adrenalina que da el miedo. Será un impulso genial. Antes o después recibirás una inyección de adrenalina en una situación que te imponga, incluso cuando creías que el miedo había desaparecido. Pero aprovéchalo porque te servirá para actuar. Tendrás más reflejos. Tendrás impulso para dar el paso el primer paso, el más importante. Frío y calmado por el exterior pero con toda la fuerza para actuar en el interior. Esa es la estrategia que sigue, aún con más de 30 años de carrera profesional, el cantante Bruce Frederick Joseph Springsteen:

Así serás el líder de la manada. Calmado ante el peligro, pero con fuerza para actuar. Cualquier enemigo se retirará creyendo que eres el más fuerte por no mostrar signos externos de preocupación. Haz estos 3 pasos, si no te es suficiente, no temas, al final del tema te daré algunas técnicas de PNL para que dejes al miedo en su justo lugar.

Gracias por leer este post, no olvides comentar. Ananda para ti y los tuyos 😀

¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

26 ideas sobre “El Miedo: es lo que te estanca. ¿Cómo lo eliminas de tu vida? Parte 2”

¡No puedes copiar nada de acá!