El Miedo: es lo que te estanca ¿Cómo lo eliminas de tu vida? Parte 10

Hola que tal, ¿cómo estás? Confío en que te haya servido la información que te proporciono. Lo bueno de aplicar estas estrategias es que perderás tus miedos y empezarás a romper tabúes y conseguir objetivos. Eso sí, muchas veces surgirá un efecto secundario, que a una parte de tu entorno no le gustará: a algunos mal llamados «amigos» e incluso a tu familia. Estos grupo verán que te separas y muchas veces no querrán que te alejes, a otros les importará un carajo, todo sea dicho.

A los buenos amigos, los que son de verdad no les importará que crezcas, incluso querrán crecer contigo. Eso sí, hay una frase que dice que:

«la mayoría de la gente, incluidos tus amigos, quieren verte bien, pero no mejor que ellos»

y si bien aplica en muchos casos, mal haría yo si no aplico el Paquete Verbal y sostengo que todos lo son. En este caso, ha servido para saber quiénes eran (los que te imaginabas) pero otros empezarán con comentarios maliciosos tipo

«que suerte has tenido»

«eres un prepotente por intentarlo»

en el mejor de los casos. Pero este efecto te servirá para distinguir a tus amigos reales de aquellos que estaban contigo sólo por interés. Cuando superes el miedo, tendrás que desprenderte del lastre por el camino y no será fácil porque los malos amigos no querrán, pero tendrás que reaccionar o sabotearán tus planes, puede que no de manera intencional, pero emitirán en una vibración de envidia que posiblemente te dificulte todo (lo sé porque yo lo viví con muchos «amigos» a los cuales, gracias a Dios, no he vuelto a ver).

Quizás tengas que tomar decisiones duras aunque te recriminen que «has cambiado» o que «no has digerido bien el éxito» o una que es muy común en Colombia:

«SE TE SUBIÓ LA PLATA A LA CABEZA»

Si en efecto, eso te sucede, déjame decirte que te vas a convertir en algo que se llama «un pobre levantado» y te va a garantizar la apatía de la gente. Pero igualmente tendrás que desprenderte del lastre. Tienes que ser firme: no puedes jugar con tus sueños. Encuentras a tus amigos cuando caes, pero también cuando subes; cuando llegue tu primer éxito tras vencer tu miedo tendrás más atrevimiento.

¿Pero… lo tendrán los demás?

Tendrás amigos que cuando te lances a otro gran proyecto, te criticarán. Te van a criticar antes de empezar, también cuando lo alcances: a título personal, en el momento en que decidí hacer mi estudio de manera virtual para ser Coach en PNL, no le conté a mucha gente porque,

  1. La PNL lleva más de 40 años de existencia (fue ideada en 1974 por John Grinder y Richard Bandler, como ya te comenté aquí) y poca gente la conoce. Con decirte que, cuando les hablé, brevemente, del marco epistemológico de esta tecnología, me dijeron que mejor estudiara algo que estuviera acreditado por un cartón universitario en vez de gastar mi dinero en eso.
  2. Y si bien en donde estudié NO HAY ACREDITACIÓN válida de ninguna clase, he aprendido que a la gente le importa un carajo dónde obtuviste el título: lo que puedes hacer por ella es lo que motiva a su psique para invertir en tus servicios. Eso sí, el estar respaldado ahora es importante, más no es vital… o dime si a este hombre le piden sus acreditaciones cuando reúne a 2 mil personas en un estadio…

Al final, unos pocos amigos me animaron y si bien no saben qué es lo que hago (ni mi familia lo sabe) lo importante para mí es llegar a la mayor cantidad de gente posible. Esos siguen siendo mis amigos hoy y siguen siendo geniales. Pero, tras superar el primer miedo, detecté de quién me tenía que alejar (curiosamente eran los que más exaltaban la amistad). Pero lo que más me llamó la atención fue esto:

¡Muchos de los que me desanimaron eran más talentosos que yo!

Tenían una capacidad de entendimiento y una inteligencia enorme.

¿Por qué no lo intentaron entonces?

Simple: por miedo. Una vez más el miedo y la adicción a la zona de confort (te lo digo con conocimiento de causa: es algo que yo viví). Seguro que encontrarás en tu camino, a gente con talento que no querrá crecer contigo (porque le teme mucho a lo desconocido y no cree en sí misma) y reaccione mal a tu éxito.

¡A metros de ellos!

En cuanto te salga algo bien, buscarán la parte negativa. Volverás a tener un éxito y dirán que fue otra vez casualidad. Y todo eso mientras te dicen «Yo soy tu amigo y quiero lo mejor para ti» pero lo que no ven es que quieren lo mejor para ti DESDE SU ÓPTICA y no tienen en cuenta lo que realmente deseas. Incluso vas a empezar a dudar si tendrán razón (ojo, que eso es lo que quieren), pero si buscas y rebuscas, sus argumentos no se van a poder sostener. Se dice que encuentras tus amigos cuando caes. Pero también los encuentras cuando subes: no puedes pensar que todo el que llega a tu vida cuando eres exitoso lo hace por interés, es un modo paranoico de vivir. Son los que sonreirán contigo y te animarán a seguir en tu ascensión. Por eso no necesitas caer para reconocer a tus verdaderos amigos, sube hacia arriba y lo sabrás igualmente.

Si tu entorno no te apoya en tu viajes, es por miedo. No es tanto la envidia: está en la superficie, pero el miedo es su origen. Siempre es el miedo. Querrán llegar donde tú has llegado pero no se atrever. Les dará miedo intentarlo, les aterrará el fracaso y el qué dirán y en su frustración, reaccionarán con una pataleta, la envidia y sabotear planes de otros. Y es que la mayoría vive atenazada por el miedo, miedo y más miedo. Miedo por intentarlo ellos y miedo a quedarse aislados si tú asciendes. No temen el no volver a verte, temen que la distancia entre tú y ellos sea demasiado grande. Un tal Jim Rohn

quien fue el primer mentor de un tal Anthony J Robbins, dijo alguna vez

«Eres el promedio de las 5 personas que te rodean»

y si bien, a simple vista parece una frase motivacional de cajón, la verdad es que tiene estudios muy serios que la avalan y sustentan. Volviendo al tema, como tienen miedo de salir de su zona de comodidad, sólo buscan sentirse seguros (que es la mejor manera de sentirse inseguro) se conformarán con una mísera vida y un mísero sueldo y quieren que los demás también sigan ahí, siendo su escape de la realidad, el rajar de los ricos y vivir con limitaciones. Cuenta con el resentimiento en cuanto empieces a enfrentarte al miedo, mientras la mayoría prefiere acomodarse. Aunque esos resentidos tengan más talento, el miedo no les dejará moverse. Los que me dijeron «vacano que le ligó» (son expresiones colombianas, ofrezco disculpas a mis amigos del resto del mundo hispano) eran mejores que yo y seguro, lo hubieran logrado también, pero perdieron su vida en su zona de comodidad. Con más talento, pero sin intentarlo.

Es lamentable porque, si algo sobra en el mundo, son ejemplos de potencial desperdiciado.

Lo sé porque yo fui un ejemplo de ello por años, hasta que por fin desperté… Si ellos entendieran que, tan sólo intentándolo, recibirían una ayuda automática del Universo en forma de oportunidades, no lo dudarían en lo más mínimo. Por tanto, huye del pensamiento negativo que querrán contagiarte los mediocres.

La envidia y los celos no son cosa de niños solamente.

Por eso, anticípate a ello cuando superes tus miedos. Prepárate para separarte de los que no lo acepten e intenta ayudarles, pero si no, no te mates pendejamente y escápate. En cuanto te sientas mal con un «amigo» o en cuanto alguien te deprima, en cuanto la conversación con esa persona se vuelva pesimista, evítale o cámbiale el tema. Es fácil no hacer nada. Pero cuidado porque sutilmente te harán sentir peor y te contagiarán. No confíes en que vayan a cambiar. No quieren y si te ofreces a ayudarlos, no lo van a apreciar.

Utilizarán mil artimañas para que no vuelvas a superar tus miedos cuando estés con ellos. Si notan que reaccionas y se lo discutes cambiarán rápidamente a las buenas palabras, para volver con el veneno cuando menos te lo esperas. Los mediocres son así: tienen una habilidad curtida en años de pensamientos negativos para intentar untar de su mierda mental a las cabezas ajenas, incluso a las de sus hijos. No dudarán en jugar sucio para convencerte. Decirles las cosas es un desperdicio de saliva y aire pulmonar y por el contrario, recurrirá a mil argumentos para que vuelvas al pelotón de los cobardes. Que es realista, que lo hace por tu bien, que sólo quiere ayudarte… pero sólo quiere que no progreses para que te quedes como él. No caigas en esa trampa y lárgate de ahí. No te servirá de nada rebatirle: no ha llegado a dónde estás tú y no sabe lo que tú has visto ni mucho menos, lo que has aprendido. No sabe que la fuerza de voluntad lo puede todo. Así que ríete de sus reglas para una mísera vida. Cuando superes tus miedos perderás a gente por el camino. Me ha pasado a mí, te pasará a ti y les pasará a todos. Lee en los periódicos cómo gente que ha llegado lejos recibe ataques de ex amigos. Un tal Robert Toru Kiyosaki contaba en su libro

que cuando empezó a tener dinero en forma, sus «amigos» le pedían 2 cosas:

  1. o un préstamo
  2. o un empleo

Ninguno le pidió consejos para construir lo que él pudo lograr… Observa cómo a los compañeros a los que les va bien (peor es con las mujeres: entre ellas se acusan de ser las amantes de los jefes) son criticados por otros compañeros. Espera que llegue el resentimiento. Será señal de que avanzas y así distinguirás a tus amigos reales. Es seguro que tuviste una época en que evitabas cualquier confrontación. Te veías débil y constantemente atacado por fuerzas supuestamente muy poderosas contra las que no sabías que hacer. Esto es normal porque en las escuelas siguen enseñando cosas para un mundo que ya no existe, entre ellas está el combatir al miedo. De hecho, le pasa a todo el mundo. Luego unos lo superan y otros (la mayoría) pasa su vida huyendo. Se sabe que las emociones tienen un campo toroidal específico: el del Amor es más grande y el del miedo es más chico, más pequeño.

(Acá te hablé de los toroides). Volviendo al tema, esto lo menciono para que identifiques en qué frecuencia emite la gente a tu alrededor. Pero como se que tú eres de los que lo superan, tengo que felicitarte por leerme hasta aquí. Has decidido dejar de asustarte y no vivir más esclavo del miedo. Por eso tu vida va a cambiar de raíz, porque vas a empezar a atreverte. No evitarás ir a éste o a otro sitio, no evitarás mirar a esa chica a la cara y tampoco evitarás hacer lo que tengas que hacer, sin importarte la opinión de los demás. Sabes que, si miras al miedo, desaparece de manera automática. Si le haces frente, saldrá corriendo. No más lamentos, ni preocupaciones, ni encerrarse en casa para llevar una triste vida, por no atreverte. Se acabó esconder un sentimiento tan natural como el miedo. En cuanto lo reconoces, le haces frente y se acabarán los efectos secundarios de ansiedad, preocupación o enfado. Ahora mandas tú. Como sabes que sentir miedo es tan natural como sentir hambre le perderás el respeto. Ahora le dejarás pasar, le mirarás y se irá como vino. Y luego darás un primer paso para acabar de un plumazo con dudas, preocupaciones y nervios. Cuando repitas el proceso un par de veces te convertirás en un maestro del control. Pero no se parará ahí. Ahora disfrutarás lanzándote a situaciones que antes te daban miedo. Y no será por los grandes resultados, será porque te gustará la inyección de adrenalina justo antes de saltar y la subida de autoconfianza que conlleva. Reto tras reto, conseguido… Unas cuantas pruebas superadas y te convertirás en un experto en miedo y su dominación. Aprenderás a conocerte mejor…

Gracias por leer este artículo, no olvides comentar y compartirlo en tus redes sociales. Ananda para ti y los tuyos 😀

¡Comparte en tus Redes Sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

24 ideas sobre “El Miedo: es lo que te estanca ¿Cómo lo eliminas de tu vida? Parte 10”

¡No puedes copiar nada de acá!